viernes, 18 de marzo de 2016

ADIÓS A EFRAÍN WACHS

Con perseverancia y sacrificio nos demostró que el paso del tiempo no es un impedimento para seguir teniendo sueños. A los 91 años se consagró campeón mundial en ocho kilómetros de Cross Country y siguió corriendo hasta  que el corazón le dijo basta. A modo de homenaje publicó la nota que le hiciera para la revista GENTE.

Por CARLOS QUIROGA

Fotos: FERNANDO FONT

"MI DESAFÍO ES CORRE HASTA LOS 100 AÑOS"


"Mi vida siempre fue un constante desafío”- afirma  Efraín Wachs- para justificar que los años para él no pasan en vano y que no importa la edad que se tenga para seguir teniendo sueños y conseguir metas que para muchos parecen inalcanzables. A sus 91 años venció las limitaciones de su cuerpo avejentado y se consagró campeón mundial en ocho kilómetros de Cross Country; subcampeón mundial en salto en largo y salto triple, además de obtener tres medallas de bronce en 10 mil metros, 5 mil metros y 1.500 metros en el último campeonato mundial de veteranos realizado en Finlandia. Lo increíble de este contador, esposo de Miryam Radusky, con quien lleva 60 años de casado, padre de tres hijos Clara(54) ;Manuel (52) y Eduardo (50) y abuelo de ocho nietos es que lejos de estar satisfecho con los logros obtenidos, ahora promete ir por más y su gran desafío es poder seguir corriendo hasta los 100 años. 

"MUCHOS ATLETAS SE ARRODILLABAN PARA HOMENAJEARME "


Y como buen deportista que es, trata de arrimar a jóvenes como él a la Asociación Tucumana de Atletas Masters, que congrega a cien veteranos, que todos los domingos se congregan para correr. Solo lamenta que  desde el gobierno nacional no sepan valorar su esfuerzo y que en la última competencia que participó tuviera que dormir una noche en el aeropuerto y otra en la estación del ferrocarril porque carecía de fondos para pagar un hotel. Toda una contradicción para un hombre, que por su edad, por su sacrificio y su tesón es considerado una auténtica deidad entre los atletas del mundo: “Si aunque usted no lo crea, muchos atletas cuando ganaba alguna medalla se arrodillaban ante mí para  homenajearme”.
-¿Cómo es eso que para usted la vida es un constante desafío?
-          -Sí siempre fue así. A los tres años aprendí a leer y a escribir. A cuatro años aprendí a sumar y restar y a los cinco años comencé a jugar al ajedrez. Jugué desde los cinco a los setenta. Entre mis logros está haber  derrotado al campeón mundial de ajedrez, Alejandro Alekhine, en n una partida simultanea disputada en Rosario. Pero lamentablemente tuve que dejar de practicarlo porque hay que estudiar mucho y yo por falta de tiempo no podía mantener el nivel que el juego requiere. Y a los 70 años comencé a hacer atletismo. 

"EL ATLETISMO ES UNA MANERA DE ESTAR VIVO"


-          Contrariamente a lo que hace la gente cuando se jubila, usted en vez de descansar busco más actividad. ¿Por qué?
-          Porque la actividad es vida y la vida es actividad. Por eso siempre trato que la gente que se jubila siga en actividad y el atletismo es una manera de estar vivo. Yo desde que me jubile jamás deje de trabajar, porque de esa manera me   siento útil y no me deprimo.
-          Algunos sostienen que a su edad ya se ha alcanzado todo y no hay metas por cumplir. ¿Es realmente así?

-          No, para nada, yo todavía tengo varios objetivos por cumplir. Cuando cumplí 85 años recordé que Perón en sus buenos tiempos había cumplido con dos planes quinquenales y a partir de ahí me propuse superarlo con tres planes quinquenales, dos de los cuales se vienen cumpliendo perfectamente y ahora el objetivo de máxima  es llegar a los 100 y poder correr en 100, 400 y 800 metros. Pero eso no significa que vaya a parar ahí, veremos hasta donde me da la salud y cuanto más  el cuerpo me aguanta. 

ME ALEGRA CUANDO ALGUIEN DEJA DE FUMAR


-          ¿Cuál es la clave  para llegar a su edad con tanta vitalidad?
-          Comer con moderación. No abusar del cuerpo. Yo como frutas, legumbres cereales, tomo tres litros de agua y un litro de leche por día para recuperar el calcio que gasto al correr. Como yogur y por supuesto no fumo.  Limito la carne, solo la como tres veces por semana, un día pollo, otro día pescado y el domingo participo del clásico asado familiar.
-          ¿Cuántas horas entrena?
-          Yo tres días a la semana le robo tiempo a la siesta tucumana que es sagrada y salgo a trotar y caminar dos horas por el parque 9 de julio.
-          ¿Y hubo que abandonar algún vicio para mantenerse así?
-          Sí, yo en la secundaria fumaba, porque vio, el que no fuma no es hombre. Entonces empecé a fumar, pero después le tome odio al tabaco  y me alegra cuando alguien deja de fumar.
-          ¿Y qué dice su señora  que la abandone para ir a campeonatos mundiales?
-          Sin su ayuda hubiese sido imposible llegar donde llegue. Durante muchos años fue mi personal trainer e íbamos a entrenar en alguna plaza. Yo corría en sentido de las agujas del reloj y ella caminaba al revés y nos encontrábamos. Pero lamentablemente ahora por razones de salud no me puede seguir acompañando
-          ¿Y a qué achaque de la vejez le tiene miedo?
-          A ninguno. Yo todos los días cuando me despierto le agradezco a Dios que vivo un día más. Mientras él quiera seguiré viviendo hasta que él me diga basta y me lleve con él.



domingo, 6 de septiembre de 2015

A 25 AÑOS DEL CASO MARÍA SOLEDAD



“Es mentira que el tiempo cura las heridas”
Ada y Elìas Morales aseguran que su dolor se agiganta, mientras los asesinos de su hija, Guillermo Luque y Luis Tula volvieron a hacer una vida normal. ¿ Qué pasó en Catamarca para que un cuarto de siglo después, los  Saadi volvieran  a gobernar?.
Por CARLOS QUIROGA
Fotos: FABIÁN MATTIAZZI, JULIO CARRIZO



El próximo 8 de setiembre se cumplen 25 años del crimen de María  Soledad. A excepción de Ada y Elías Morales, sus padres, son muy pocos los  que aún  tienen presente el caso: “Quizás porque muchos de los que fueron testigos de esa época ya murieron y por desgracia, los medios de comunicación locales tampoco hicimos mucho para  mantenerlo vigente- sostiene ante GENTE, Sergio Orellana, Secretario de Redacción del diario La Unión. Solo cuando los turistas preguntan por aquella chica que fue la tapa de los diarios del mundo, algún mozo memorioso se atreve a contar que sucedió, mientras  que sus asesinos, Guillermo Luque (49) y Luis Tula (51), que ya purgaron su condenas, caminan libres por las calles, sin ser reconocidos. Solo el monolito, que recuerda donde apareció la joven, violada y desfigurada permanece firme a la entrada de Tres Puentes, cuando uno ingresa a la ciudad. 

“CHAU MA, NOS VEMOS MAÑANA”


A pocos kilómetros del monolito, Ada y Elías Morales siguen habitando la misma casa, con patio de tierra, en la que despidieron con vida por última vez a su hija, antes que partiera al boliche Le Fe Rougue  a participar del baile que había organizado junto a sus compañeras, para viajar de gira de fin curso  a Carlos Paz. “Aunque hayan pasado 25 años, para mí sigue siendo ayer. Y cada tanto vuelve a mi mente aquella noche trágica. Cuando llena de sueños se subió a la camioneta con mi esposo y desde la cabina, se despidió diciéndome “Chau má ,nos vemos  mañana- sostiene  doña Ada, mientras, Elías asiente con un gesto, porque ya casi no habla como consecuencia de un ACV, que le impide pronunciar con claridad. Sí él se esforzará un poquito e hiciera el tratamiento con la fonoaudióloga estaría mucho mejor”.
¿Es cierto que el tiempo borra todo y da resignación?: “No, al contrario para mí  el dolor se agiganta. Los otros días me reuní con las compañeras de mi hija  para organizar la misa que hacemos todos los años en el colegio San José del Carmen y al reencontrarme con ellas sentí una profunda  tristeza, porque al  verlas rodeadas de hijos, ya profesionales, era ver los sueños truncos de Sole, que de vivir seguramente me hubiese dado nietos y estará trabajando de maestra jardinera, como tanto deseaba”.
Aunque nunca encontró resignación Ada  está convencida que el crimen de su hija sirvió para marcar un antes y un después en la historia de Catamarca: “Las marchas del silencio que encabezaba la hermana, Marta Pelloni, sirvieron para que las víctimas de la impunidad, perdieran el miedo y encontrarán una nueva manera de protestar”. ¿Sin embargo 25 años después, otra vez un Saadi  gobierna la provincia?: “Con respecto a ese punto no voy hablar”.

Su silencio sobre el tema, expresa mucho más que mil palabras. No me hace falta preguntar nada, para convencerme, que la elección de Lucia Corpacci Saadi como gobernadora de Catamarca, es una puñalada dolorosa que se clavó en sus entrañas, ya que el crimen de su hija sirvió para destituir a Ramón Saadi, primo hermano de la actual mandataria.